Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOVELAS RELÁMPAGOS EL TAMBOR DE LA PRIMERA I- -jPues apenas se ha inflao el Eojo porque el coronel le ha dicho que es el mejor tambor de toa la banda! -Por de contao. -Le tié sorbió al jefe los sesos con sus carantoñas. Y como tóos han dao en la flor de ieir que lo que n o se le ocurre á él no se le ocurre al demonio, y que si es más QiMTF! mmmi u- í m z- n Miá t ú que eso, Celipe, cuando no pué con u n redoble m u y seguido! -Es u n silbante que se cree lo menos Prim. Pero aquí no h a y más que hacerse el señorito pa sacar tajá. Ya tú ves el Eojo, que entró de educando, como quien dice, ayer. ¿Qué te apuestas á que asciende a c a b o antes que nosotros? listo que Carracuca Cría buena fama y échate á dormir, -Verdá. ¿Quiés un pito? -Venga. A mí se me ha conclulo el tabaco. ¡Con la dichosa cuartelada! -r Y á ti qué te paece de los insurretos? -Que no entregan las armas. -Allí está el i t a y o r ¿Qué hay? -Me lo suponía. A tocar llamada y tropa. El regimiento ale del cuartel. II- -Mi coronel- ¿Qué hay? -El general, que es preciso b a r r e r la calle á la bayoneta. L a columna. que opera- en la otra entrada ha recibido también la orden de ataque, y la embestida ha de ser simultánea p a r a coger á l o s insurrectos entre dos fuegos. -Está bien. -A la orden, mi coronel. III- -Usted, capitán, va á oblicua con su compañía y á meterse por esa calleja transversal mientras yo embisto