Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
POETAS DE LOS CANTARES LUIS MONTOTO Dijo el sabio Salomón, y dijo el sabio muy bien, que para saber cantar basta con saber querer. ¡Desgracia como la mía! er reir me causa llanto, ei llorar, alegría. Yo quise subir al cielo j 01 la escala del amor, me faltó la constancia, lue es el último escalón. 1 scondida en su concha ive la perla, j al fondo de los mares bajan por ella: no olvides nunca que lo que mucho vale mucho se busca. Al calor de la lumbre, junto á los seres que en esta triste vida con fe nos quieren, tranquila el alma, las veladas de invierno ¡qué bien se pasan! Las aguas del mar amargan, amargan como la sal; amargos son mis cantares como las aguas del mar. Vi marchitarse una flor, y dije; -Mueren sus hojas, pero su perfume no. Tina es siempre la desgracia, como es una la verdad; por eso al cantar mis penas canto las de los demás. Cogí la guitarra y templé sus cuerdas; pero al ir á cantar mis dolores saltó la primera. Porque mis dolores, al ir á cantarlos, siempre me han pedido que los acompañe de mi propio llanto. ¡Cuántas ñorecillas! ¡Cuántas tiene el prado! Viven ignoradas y la muerte encuentran del hombre á los pasos. Cavando estaban su fosa, y dije al sepulturero: -Para un corazón tan grande no hay nicho en el cementerio. Quiero que hagamos juntos unos cantares: mírame tú y yo escribo ¡Qué bien nos salen! Nadie se jacte en el mundo de fortuna y de poder; el mar llega hasta la playa, y atrás se vuelve otra vez. Por la puerta del pobre ¡qué pocos pasan! La amistad se detiene y entra en la casa. Dentro del alma dormían mis cantares ignorados; pasaste tú por mi puerta, y todos se despertaron. Un jilguerillo alegre dej ó su j aula, y, por volar al cielo, voló á tu casa. No te avergilenoes, bien mío, de ese llanto que derramas, que si el mundo hizo el dolor. Dios, en cambio, hizo las lágrimas. El camino de la vida es un camino penoso ¡Pobres de los corazones que van caminando solos! Las cuerdas de mi guitarra parece que están de broma: cuando yo quiero que canten, ellas ¡llora que te llora! LUIS MONTOTO