Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J u l i t o na sido, con el coronel, el héroe de la fiesta. J u l i to Ortega t i e n e a p e n a s seis años, y es el que va detrás del caballito del jefe del regimiento m a n d a n d o los gastadores, que a r r a n c a n al pueblo aplausos de entusiasmo. L a idea de orear en San Sebastián u n batallón de niños se le debe á D. José de Cárcer, que con modestia suma ha querido dejar toda la gloria al ilustrado coronel Ortega, que es quien ha pasado tres meses en organizar, educar en las armas y hacer la instrucción militar de estas fuerzas diminutas, mil veces más difíciles de m a n d a r que las grandes. No h a y idea de lo que ha habido que trabajar para hacer de estos chiquitines unos soldados. No es que les faltara el entusiasmo, la sangre belicosa, no, n a d a de eso. Precisamente porque son españolisimos todos, ha habido que trabajar doble con ellos. Nerviosos, precipitados, inquietos, no podían estar tranquilos u n momento. Con los ojos y los oídos fijos en el coronel y en el corneta de órdenes, antes que la voz de mando saliese de los labios del jefe ó que la corneta sonara, y a estaban saliendo disparados, como vulgart íí mente se dice. Y luego había en ellos la emulación, el deseo de hacer cada CABO DE G A S T A D O R E S cual más que su c o m p a ñ e r o Fotog. de D. José Melgarejo. disputas, eodaiíos, gritos; y en les descansos, todo el mundo á correr, y á jugar, y á saltar por los tendidos de la plaza, y á darse de caíamorrone? Sonaba el clarín allá i b a n todos en montón. ¡Firmes! y n o podían estar firmes: les bailaban los pies, les hervía la sangre ¡qué buena tropa! P o r fin, hace quince días, el coronel Ortega me dijo: -Ya los tengo domados, ya pueden ma- ¡PIEXES! Futog. del Vizconcle de Torre Álmiranla.