Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTAMLUSTRADA f ANO lY M A D K I D 15 DE S E P T I E M B R E DE 1894 N Ú M 176 UNA ESCENA EN EL RETIRO Con razón suele llamársele al Retiro el pulmón de Madrid. A no ser por sus calles frondosas, por su espléndido arbolado, por el aire que allí se respira, purificado á través de la floresta y de los bosques, la anemia, el raquitismo, la caquexia y otras enfermedades no mejores acabarían con la juventud madrileña. Mas el perfecto madrileño acude por instinto más que por costumbre á las afueras de la puerta de Alcalá, y en el amplio y soberbio Retiro hay sitio para todos. Los niños juegan en la plazoleta del Doctor B e n a v e n t e la g e n t e montada pasea á su sabor en el gran paseo de coches y dando vueltas alrededor del Ángel Caído; los enamorados, los higienistas, la juventud bulliciosa y alegre, acuden al Retiro en las primeras horas de la mañana y entréganse á la expansión a l e g r e honesta y divertida. Veáse el dibujo de Alberti que reproducimos adjunto. Un grupo de graciosas muchachas juega alborozadamente, haciendo ganas de almorzar, mientras en un banco próximo la madre y la nodriza atienden al pequeñuelo, que se impacienta. Acaso todas recuerdan con tristeza la visita que en años anteriores hicieran á la playa del Sardinero; pero este año han tenido que resignarse, por penurias del presupuesto doméstico, á veranear en las cercanías del estanque del Retiro guardando para otro año más propicio las elegantes toilettes de playa que tenían preparadas. (DIBUJO DK ALBERTI)