Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID EN VERANO LAS TERTULIAS AL AIRE LIBRE -Vamos, siéntonsoii ustés. ¡Madre! ¡Qué! -Saque usted uii par de sillas, que están aquí la I n é s y el señor Isaz. -Que se sienten en el suelo, que no se relajarán si Dios quiere. ¡Miá mi madre! -Anda, tonta, qué más da. Asi no se hace uno daño si se cae. -Eso es vcrdaz. -Vaya, largo de la cera- ¡Tampoco! ¡Lo dijo Blas! P o r q u e á usté le dé la gana nos vamos á retirar. 4 1 i í ve i pa que nos coman adentro los inseztos, ¿no es verdaz? ¡Eso dicen! ¿Es que no va á poder u n a t o m a r el fresco? -Aquí no, señora. L a via pública está pa el tránsito, porque el público nesecita transitar, pero no pa que ustés cojan y la interceten. ¡Cabal! ¡Como que nosotros somos de la Inclusa! -Ustés sabrán. ¡Jesús, hija! ¡Cualisquiera diría que va á pasar por esta calle el señor n u n c i o de Su Santidaz! ¡También podía irse el público al arroyo Abroñigal, que está ventilao! ¿T á mí qué me viene usté á UorarV Les he dicho á ustés que fuera; conque ¡andando! -Si nos da la gana, porque es posible