Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BfiOMITAS VEEANIEGAS POR FILIBERT 55! Hoy el mar cae más lejos porque el progreso le ha rotado espacio; á la calle Alta llegan con más dificultad los aromas acres de la brisa; la molesta pendiente ha desaparecido, y en su lugar desciende como regia escalinata la soberbia rampa de Sotileza. í Bajamos en los muelles de Maliaño, y pudimos ver los restos de la catástrofe. Un montón informe de vigas, retorcidas y oxidadas, es cuanto queda en los muelles de todo aquel cargamento que cayó en infernal lluvia de fuego y plomo sobre el pueblo de Santander. Llegamos á la plaza del Pescado, que asi la llaman los santanderinos, peso al nombre m. od 6 rno de plaza de Velarde El insigne artillero, héroe de la Independencia, se alza sobre su pedestal con el cañón al lado; mas ni pudo su heroico valor contrarrestar á la puerta del Parque el empuje de los batallones franceses, ni puedo en Santander, por más esfuerzos que haga con el cañón, barrer el ejército de vendedoras que pregonan la sardina y el bonito en una de las plazas mejores de la antigua villa. Salimos de Santander llevando innumerables recuerdos de una playa sin igual y de una población que reúne, á la riqueza y el empuje de una capital á la moderna, el poético aroma de lo típico y tradicional. Esto en cuanto hace á las memorias visuales; respecto á las auditivas, aún resuena en nuestros oídos el interminable campaneo de Santander. El ferrocarril de Solares entra y sale de la ciudad á campana herida, como pudiera entrar y salir el señor obispo de la diócesis; los tranvías del Sardinero campanean también mientras atraviesan las calles de la ciudad; un heraldo, también campanólogo, les precede hasta dejarlos en despoblado; los del ramo de limpiezas llevan cada cual su campana al cinto, y por si esto fuera poco, los buques anclados en el puerto y en los muelles dejan oír sus sirenas, sus pitos, sus campanas de niebla T claro es que de esto concierto santanderino tomé nota únicamente para que vea el lector que he oído campanas y que sé en dónde. Lüís ROYO VILLAÜÍOVA (Dibujos de Huertas; caricaturas de Mecaclm; fototipias de Uav er y Menet. 3 á