Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
556 ohada del hotel, el despacho bellísimo (reprodacidos ya por BLANCO y N aao) y subimos á la terraza, desde donde se divisa u n paisaje imponderable, mejor dicho, varios, p o r a u e cada lien. o de la torre enfila u n p a n o r a m a diferente- -Esto se presta á una descripción, me dijo c a r i ñ o s a m e n t e D. B e n i t o P e G a l d ó Í P P 1 1 á describir paisajes cómo aquéllos, y al lado de u n h o m b r e corno De alli al Sardinero h a y pocos pasos. La infinidad de hoteles, que h a n urbanizado casi p o r completo tales lugares, os da idea de la imp o r t a n c i a de las playas; porque son var i a s situadas u n a s j u n t o á otras, como las o n d a s d e u n a greca ó los senos de u n festón. Primern la Magdalena, li i l a d e S a n Bu iii u n a p l a y a de JM it e sobre la eii. il- l e v a n t a la eiii ii i, con su g r a n cinil ir r i o casi ori ni il. Allí empieza á l i, ii el terreno, y. i ncontráis con 11 111 meraplayadel S M f W K, x- t. ÍS -v í! J ¿Í v j s 5 riÍ Kt ¿í c V fcfl fl fc. NIÑOS BAÑÁNDOSE dinero: la elegante, la preferida, la aristocrática; por qué asi como en la Concha hay separación de sexos, aqui h a y separación de clases. Desde las peñas de San Roque hasta la p u n t a saliente del Piquio, es hermoso el semicírculo de Ja primera playa, llena de casetas, de cestos de castaño como confesonarios, de bañeros, m i t a d bañeros, mitad pescadores, y de la población infantil, adorno indispensable de todas las playas. Con sus h e r r a m i e n t a s de jugnete, sus cubos de hoja felata, sus carretillas y rastrillos, laborean la arena como locos estos nuevos y minúsculos trabaja-