Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
510 y un perro que se cuela con desparpajo y á los viajeros lame de arriba á abajo. Se arrellana la chula junto al teniente, queda mira de un modo poco inocente, mientras la imberbe niña del pobre sordo pone su pie chiquito sobre el del gordo. Y aunque el calor aprieta, ¡Virgen María! ¡qué frescura me gastan los del tranvía! Llega el coche á UQ paraje de las afueras; bájanse los viajeros y las viajeras; á respirar se ponen tranquilamente, (DIBUJO P E A L B B R T I) liban agua templada de alguna fuente, y otra vez, aunque sudan y van estrechos, en el coche regresan tan satisfechos del Hipódromo, Arguelles, Atocha, el Prado, Chamberí, Rusia, Pozas y el Noviciado. Los chiquillos aprenden Filosofía escuchando al que á voces las muías guía; se ventilan las madres, las niñas pescan, descarrilan y dicen que se refrescan. Y así en el mes de Agosto viven felices los que no sacan fuera ni aun las narices. JOAN PÉREZ ZÜNIGA EL CASTILLO DE SANTA ISABEL DE PASAJES DE SAN JUAN Este castillo fué construido por el maestro aragonés Rupercio de Orlólas, sujeto de gran competencia en esta clase de trabajos, estando encargado de toda la obra de cantería Joanes de Iguerrategui, natural de Amezqueta. El fuerte se emplazó en el promontorio llamado Churrutalla, en el cual había anteriormente un molino cuyo caudal de agua fué aprovechado para el abastecimiento de la fortaleza. Encima de la puerta de entrada se colocó una lápida, hoy muy borrosa, que dice: Reynando D. Felipe IV de Castilla se comenzó este fuerte de Santa Isabel. Mandólo hacer D. Juan Mendoza, marqués de Inojoso, en el año de 1621. Hoy el derruido castillo no es más que un recuerdo de escaso valor histórico, al mismo tiempo que un lugar desde el cual se domina uno de los panoramas más hermosos de cuantos hay en los alrededores de San Sebastián. (DIBUJO DE COMAS BLANCO)