Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CHISPAS N Fui al baile como un cadete, y alli, francas y resueltas, me llamaron viejo siete colegialas desenvueltas. ¡Qué de máscaras esbeltas! iQiié trajes! ¡Qué animación! Qué música! ¡Qué telón! ¡Qué regalos t a n bonitos! Y en algunos señoritos ¡qué ausencia de educación! FÁBULA U n perro falto de pan, como h a y muchos en la villa, mordió en u n a pantorrilla á u n filósofo alemán. De la pierna en derred puso el pañuelo doi iO, y al público p i agrupado asi dijo el uen señor: F -percance n o me aterra, y ai Oya mis opiniones: todo son imperfecciones 0 n está picara tierra. De ellas pudo prescindir Dios, al formar nuestro ser; pero, á mi modo de ver, nos dejó sin concluir. Algo falta, y algo sobra; y si el molde repasara, de fijo qiie no quedara satisfecho de su obra. En la cosa más sencilla yo la imperfección advierto; ¿queréis testimonio cierto? Mirad esta pantorrilla. ¿Pudiera, sin m á s ni más, morderme el perro t u n a n t e si Dios me pone delante la carne que tengo atrás? CAÍN Y ABEL Lívido el rostro, inquieta la mirada, entre el miedo y la cólera luchando, quedóse el fratricida contemplando ¡a victima á sus plantas immolada. Tendió al cielo después la diestra armada. y en u n grito su angustia condensando, acercándose á Abel, besó temblando la tierra por su crimen profanada. Sobre el valle cayó la noche obscura, y oj endo al eco repetir el grito que infamia y pena y destrucción augura, dijo Caín con risa de pi- ecito: -Si comienza ultrajando la natura, ¿dónde tendrá su límite el delito? J u g a n d o en u n a ocasión al monte, con mucho apuro poniendo en la mesa u n duro, ¡Soy caballo! dijo A n t ó n Y otro punto aún más perdido murmuró con ironía: -Si es p o r ascenso, á fe mía lo tiene usted merecido. MANUEL DEL PALACIO