Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Bien zé yo, respondió él sonriéndose, que loz cañís (1) nunca mo jamo veztío azina; pero ¡qué quié zu mercé! Uno ze gana la yía con loz ingiezez, eyoz ze quean azombraoz y atonítoz cuando me ven eztaz veztiuraz, y no jacen má que aparparme y probarze er catite; y aluego me mercan mi retrato y er de mi sobrina Mariquiya er Carmen, y me diñan (2) una monea doro, mu nuevezita y relurziente, que tié grabao un misión á cabayo, y que icen que ez una Hbra, lo cuar que ez un engaño, que yo e pezao una en er rffino y no pezó ni cinco aármes. Aquí me tien ozte toiticoz loz díaz en manifeztura e mi prezona, y ofreciéndome ó loz extranjís como intrépetre pa enzeñarlez la Caza Eeá, er miraó e la linda raja (8) la zangre cogulá e loz Bencerraez, y er jaulón onde eztuvo metía y dando berríoz una reina mora que le j- amaban ofia Juanica la guilla (4) zi zu mercé quié vizitá er palacio, yo le ezpUcaré toaz laz jistoriaz e loz moroz, zin orviá la e Majoma y er zancarrón- -Para, hombre, para, le interrumpí, atajando aquella chachara inagotable; ya he visto yo todo eso muchas veces. -Poz güeno, me replicó, zi ozté ezea ver una juerguecita e gitaniyaz mu zaláz y mu zandungueraz, con parmaz y lucez y mucho cante jondo y con un baile pa erretirze como un caramelo, yo ze la preparo á zu mercé pa ezta mezma noche, na má que por doj onzaz doro, manque eztén fartas. -Hícele un signo negativo, moviendo la cabeza de uno á otro lado. -Entonce, insistió Chorro ejumo, no za de ir zu mercé zin abé conoció á mi zobrina Mariquiya er Carmen, que ez la jonra e la familia y de too er i? a e (6) Y formando S bocina con las manos aplicadas á los labios, gritó: ¡Oarmelicaa! ¡Carmelicaaa! Al punto, de entre unos árboles que la ocultaban, salió Carmelica, moza de buen Vapio y veinte abriles, trayendo en la mano na guitarra, cuyo mástil estaba adornado moños y con cintajos de diversos coloy se acercó á nosotros, anunciándose yn el ruido y el viento de sus almidonadas aguas. Bajo el casco de pelo negro, casi ulado, que se le encarrujaba sobre la frente (1) Gitano 3. (2) Dan. (á) LÍQdaraÍa. (4) Loca. -Ig r u l í a r ereeneia en Granada q 5i 5 iaiil o gruesos barrotes de hierro situado er. la galería alta de uno de los patios (obra del tiempo del Emperador) sirvió de prisión I Ba J a la Loca. Basta verlo para comprender que sólo aprisionó aves de cetrería. (5) Falda del cernís i n aue está asentedlo el Albaicf n, en a lue ban socavado los gitanos las cuevas en que viven. -j -ou H y