Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SEÑORITA MARIPOSA A MI DISTlXÜCinA AJIIGA- A SKÑORA DOÑA PILAlí URGKr, Lf: S Una mariposilla, toda mudanzas de voluntad, toda caprichos, que más variedad de ellos tenia que de matices sus alitas, quiso poner casa. -Si, señor, se dijo, no me tienen á mi por persona formal y de arreglo, y piensan sólo en que soy muy volandera y pizpireta, y puede que se engañen. Lo primerito que voy á hacer es buscar un sitio que no esté muy lejos de las flores; luego compraré muebles y cachivaches, y al fin iré á ofrecer mi casita á mis amigos. El Señor hace en el mundo los más curiosos contrastes: en tanto que la mariposa inquieta, revoloteando por cima de las rosas, hacía sus propósitos, al pie del rosal se arrastraba un pardo untuoso caracolillo con su casa á cuestas, y al ver á la mariposilla, alargó los cnernecillog como se alarga un anteojo astronómico y se dijo: