Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÍHERMOSA MODELO! POR Í ILIBEKT EN LA EXPOSICIÓN Lector, ayer visité la Exposición, y escuché varios diálogos allí que paso á copiar aquí con el permiso de usté. Y ante los lienzos, Procopio cesó de andar preguntando; mas de ello se fué enterando tan de cerca por si propio, que le dijo un celador: -Caballero, hágase atrás. Apártese un poco más de los cuadros, por favor; pues como Dios le ha dotado de nariz en abundancia y hay la grave circunstancia de que está usted constipado, roza usted con la nariz los lienzos y, la verdad, es una barbaridad que lleven tanto barniz. III- ¡Chico, qué majo es esto! ¡Miá que es bonito! ¡Lo mejor de las fiestas de San Isidro! -i Cuántas estautas y cuantismas paderes llenas de estampas! ¡Calla! ¡El titirimundi! Mira, Indalecio, cómo asalta la gente los agujeros. -No seas zanguango. ¡Si eso es de los pintores escenógrafos! Son las decoraciones en miniatura de Busato y Amallo. -Chico, me gustan. ¡Son superiores! -Pero aquí falta un tío que las pregone. ¿Qué dice en esa puerta? -Dice Velázquez ¿Será el que ha dao los cuartos pa este certámine? -Cállate el pico, que no entiendes ni jota de artes y oficios. Fué el Velázquez un mozo de mucho nombre. i Como que pintó el cuadro de Alfonso Doce que tié el alcalde, y el Spoliticarium aquel tan grande! -Bueno, si ya lo has visto, vamonos, Minguez, que aún hay que ver mil cosas en los Madriles, y tú ya sabes que en la Casa de fieras te aguarda padre. JüAH P E B E Z Z Ü N I G A ¡Hola, Petra! ¡Señorita! ¿Por aquí tú? -Aquí me tiene. ¿Aún sirves? -No; me he casado con un pintor. ¡Ay, qué suerte! ¿Y tiene alguna cosita en la Exposición? -Si tiene. -Acaso la habré yo visto ¿Quién es él? ¿Ferrant? ¿Jiménez? ¿Madrazo? ¿Sorolla? ¿Unceta? -No es fácil que usted lo acierte. ¿Florit? ¿Benlliure? ¿Arredondo? ¿Plá? -No, señora; es Juan Pérez. -Y qué, ¿trabaja con fruto? -No, señora; con Don Lesmes, que es arquitecto de fama y es primo suyo de leche. ¿Dónde está lo que ha pintado tu esposo? -No lo merece; pero si quiere usted verlo, ha de subir ciento siete peldaños. ¡Cielo bendito! ¿Pues qué ha pintado aquí Pérez? -Ha pintado las persianas de la casa del conserje. II Mi amigo Procopio Arjona, que es hombre corto de vista y tiene tanto de artista como yo de comadrona, con su nariz prominente se hallaba en la Exposición dando la gran desazón á todo bicho viviente, pues como aunque se esforzase por mirar, no se enteraba, á todos nos molestaba con preguntas de esta clase: ¿Es eso una coliflor? -No, que es la cara de un rey. -Y eso de encima, ¿es un buey? ¡Qué buey, si es un tenedor! -Y aquel cuadro de la esquina, ¿no es un plantel de tomates? -No diga usted disparates. ¿Pues qué es? -Una estudiantina.