Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA EXPOSICIÓN HEL CIRCULO DE BELLAS ARTES NtJTiL es intentar siquiera hacer una crítica acabada de la Exposición, cuando sólo podemos contar con dos páginas de BLANCO Y NEGEO. La cuarta Exposición bienal del Círculo de Bellas Artes es infinitamente mejor que todas las anteriormente organizadas por esta Sociedad, no sólo por la cuantía y calidad de las obras, sino por la manera como éstas se hallan instaladas. Mucho camino falta aún que recorrer hasta conseguir que nupstras Exposiciones de Bellas Artes puedan competir con las que en el extranjero se celebran; pero si se persevera sin contemplaciones de ninguna especie en el camino emprendido, y al mismo tiempo que se elimina todo lo malo, y aun lo mediano, se consigue atraer á estas Exposiciones particulares á los maestros que rara vez acuden á los certámenes oficiales, el Círculo de Bellas Artes habrá prestado un inmenso servicio al arte nacional, convirtiéndose en la palanca poderosa que levante nuestra escuela pictórica del grado de postración en que hoy se encuentra por culpa de todos. Respetuoso por costumbre con los que han llegado á conquistar en buena lid el título de m íestros, he de darles la preferencia á que tienen derecho por sus méritos reconocidos; aunque dentro del escasísimo espacio de que puedo disponer, por la especial composición de este número, me ocupe algo más extensamente del elemento joven que empieza. Aranda, Sorolla, Muñoz Degraín, Sáinz, Sala y Luis Jiménez, ni uno más, ni uno menos, son los que, ostentando el título de maestros, figuran catalogados en esta Exposición. ISTada hemos de decir de algunos estudios de Ferrant, exuberantes de color como todos los suyos, ni de un hermoso retrato de Sala, bastante mejor que los que expuso un año hace; ni nada hemos de decir tampoco de los varios paisajes de Casimiro Sáinz, notabih simos como todos los que llevan la firma del pobre y desgraciado loco; ni de un cuadrito muy fino, de mancha, pero sin importancia alguna, de Jiménez; pues seguramente ni Sáinz, ni Ferrant, ni Jiménez, ni Sala, han tenido otro propósito, al mandar estos cuadros á la Exposición, que el de acceder á los reiterados ruegos del Círculo de Bellas Artes. Los ÚQÍC 03 maestros que vienen con ganas de pelea, y que exponen algo de verdadero empeño, son: Muñoz Degraín, con una mancha originalísima representando una fiesta nocturna en un canal veneciano, verJadero alarde de sus portentosas facultades de colorista, igualadas, ya que no