Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
333 Amigo inseparable y cariñosísimo del insigne maestro Federico Madrazo, Martínez Cubells, con las mudanzas que el tiempo ha llevado al procedimiento técnico, es el continuador de la obra de aquél. Si Madrazo retrató á toda la generación que nos ha precedido, Martínez Oubells h i retratado á toda la generación presente. Muchísimas d a m a s de De aquellas pasadas estrecheces sólo queda el recuerdo, pues aquellos tres bohemios son hoy tres figuras que honran la España contemporánea. Cuando Martínez Oubells suspende el trabajo al caer la tarde, y abandonando pinceles y paleta enciende un cigarrillo para ir á descansar de la labor del día en el diván que ocupa toda la p a r t e inferior del ancho ventanón por donde penetran los últimos rayos del sol poniente, de las sombras del espacioso surgen taller los recuerdos del nuestra más linajuda aristocracia, y la mayoría de las notabilidades del foro, la milicia, la banca y la política, han desfilado por eltallerde Martínez Oubells para que éste trazara sus retratos. E n el estudio, tan visitado hoy, y repleto al presente de tapices, armaduras, porcelanas, cuadros y muebles antiguos de gran valor, hace m á s de veinticinco años pintaban Muñoz D e graín, Domingo Marqués y Martínez Oubells, entonces recién venidos de Valencia, s ciudad natal. Entonces las paredes estaban vacías y el dinero escaseaba para lo más preciso, hasta el punto de que cuando iban al teatro Real t u r n a b a n cada oto en el disfrute de la localidad, porque la bolsa de los t, pg- Q llegaba sino para comprar una sola entrada de paraíso; pero las satisfacciones de la gente joven, alegre y decidida, compensaba con exceso las penalidades de la lucha por la existencia. co ij i tiempo viejo, que traen á su pensamiento íntimas y legítimas satisfacciones al comparar el pasado incierto con el presente feliz y venturoso. Rodeado de una amantísiraa familia, á quien adora; querido de sus amigos, respetado del público, caballero g r a n cruz, académi 00 de número de la de San F e r n a n d o primer restaurador del Museo, premiado con multitud de medallas, y maestro de muchos, Martínez Oubells ha llegado al pináculo de la gloria que en este país le es dable alcanzar á u n artista. Como h o m b r e dos palabras bastan para retrav. lg. Martiii Oubells es un valenciano que no lo parece. ADGDb- COMAS Y BLANCO