Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UNA ESCENA EN LA PRADERA A O- Allá en los altos de San Isidro, con cuatro pies derechos y unas cuantas varas de percal se prepara el campamento de la alegría. Grandes y pintarrajeados cartelones llaman á los romeros; el áureo Jerez, el rojo Valdepeñas y el modestísimo peleón se ofrecen al consumidor embotellados sobre los sencillos anaqueles; chirridos de sartén y sordo golpear de vajilla basta anuncian los preparativos de tal ó cual merienda de encargo. Y una vez satisfechas en el interior del merendero las necesidades del estómago, la cuadrilla de alegres romeros sale á la puerta en busca de mayor espacio y de luz más alegre; el más habilidoso rasguea la guitarra, el más zaragatero ofrece otra tinta á las alegres compañeras de expedición, y una de éstas, recogiéndose airosa y recatadamente la falda y calándose graciosamente sobre el peinado la boina masculina, arráncase con un zapateado, si no tan perfecto y provocador como el de una bailaora de oficio, más simpático sin duda, más espontáneo y más alegre. (DIBUJO DB A L B E R T I)