Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN LA PRADERA w í Nuestro querido compañero Sr. Huertas ha trazado para este número uno de éug más animados y graciosos dibujos. En la yerma Pradera, desierta todo el a í o atravesada por la corriente ridicula del Manzanares y presidida por la ermita del glorioso patrón de Madrid, enciérrase durante quince días toda la animación popular de la villa y corte. Faltarán árboles allí, pero sobran, en cambio, los altos palitroques sirviendo de soporte al Tío Vivo, á los columpios, á los merenderos y puestos de la feria. Los ruidos callejeros de las mañanas de Madrid, los pregones y gritos de la Puerta del Sol á todas horas, la bullanga de las Ventas, todo lo que es ruido, jaleo, algazara y barullo ensordecedor, parece que se ha refugiado en la Pradera, huyendo de las Ordenanzas municipales. Aquí la tía Javiera, repetida cada dos pasos como se repiten las imágenes en los espejos de un café; allá los cantarillos de leche de las Navas, en donde han de remojarse las duras rosquillas; acullá los pitos de cristal con su gruesa ampolla y sus flores de trapo; más lejos los silbatos de madera, los San Isidros de barro, los ministros aá diez céntimos toda la pequeña industria en sus múltiples manifestaciones, y por doquier merendonas alegría y bailoteo. (DIBUJO DE HUERTAS)