Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
télico, pero ha hecho bien en pensar que este entusiasmo, por escaso que sea, es mayor, por desgracia, que el entusiasmo artístico propiamente tal. Pero ¿está seguro el Círculo de que el Estado querrá ceder en su favor todos los beneficios de esa idea tan pingüe como poco explotada? Nada de eso; el ministro de Hacienda, que yo no sé si es admirador de VelázI S s í quez, pero que, á fuer de hacendista español, será una Hilandera de sus propios í, j f ¡y sesos para sacar dinero al contribuyente, querrá tener la exclusiva é inventará más sellos de comunicaciones que pelos tiene en la cabeza. Así como asi, no ha sido floja la inventiva del Fisco español en materia de sellos. Ha habido aquí sellos de guerra, sellos de ventas, sellos para todo, y tenemos ahora el sello móvil, que viene á ser un sello ubicuo, ó el sello- Dios, porque tiene quo estar en todas partes. La experiencia viene ahora á probarnos que la explotación del sello como fuente de riqueza no está en el número, sino en la variedad. Y ¡aquí te quiero, estafeta 1 Para conseguir mayor variedad filatélica y ganarse por la mano á los coleccionadores, mal hará el Estado si no sustituye en los sellos de comunicaciones la efigie del monarca por el busto de los consejeros responsables. A nueva crisis, nueva emisión de sellos; á nuevos sellos, mayor venta; á mayor venta, nuevos é incalculables ingresos en el Tesoro español. Y todo se reduce á unas cuantas libras de goma arábiga. Abramos nuestro pecho á la esperanza. Y perdonen ustedes el endecasílabo. Los desperfectos del Erario español no deben ser tan graves cuando pueden arreglarse con unas cuantas tiras de papel de goma. Los filatélicos, filatómanos, filatelistas, ó como se les llame, verán el cielo abierto y cumplidas en un periquete sus ansias colectivistas ó de colección. Esos lores ingleses, esos locos norteamericanos que dan á veces un capital por ua sello de comunicaciones, de seguro trasladarán á España su residencia para adquirir los ejemplares vivitos y coleando, ó COMÚN ICACIONE mejor dicho, gomeando. Crecerá con el éxito el afán de hacer nuevas emisiones, y se grabará en los sellos, no ya la efigie de los ministros, sino sus hazañas políticas, los episodios de su vida y hasta las gracias de su niñez. De este modo tienen asegurada la posteridad. No será una posteridad en mármoles y bronces, pero ¡algo es algo! será una posteridad engomada. Y que no me digan que en un sello es difícil poner tantas y tantas cosas. Grabar en dos centímetros cuadrados La Rendición de Breda ¡eso sí que tiene dificultades! Mas para grabar las hazañas y portentos de cualquier político español contemporáneo, sobra todavía mucho papel. LuiB ROYO VILLANOVA D CILLA M 1