Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
243 habitual sonrisa respira virtud y santidad; la faz angulosa y seca no tiene la expresión volteriana que le dan los cromos y estampas del comercio; bajo la frente ancha y espaciosa bullen pensamientos de la más elevada política; brilla sobre el pecho el rico pectoral, y en la mano, fina, larga y aristocrática, la gruesa esmeralda del anillo del Pescador; la majestad pontifical del traje está dulcemente templada por la dulzura que resplandece en el rostro y en la actitud del Padre Santo; sus albos cabellos, su faz descolorida y sus labios pálidos, no contrastan con la inmaculada blancura del ropaje talar, de la muceta y del solideo; el traje parece hecho para el rostro, y el rostro para el traje; dirlase que toda la figura está envuelta en ideal atmósfera de santidad, despojada de todo realismo humano. LUIS B E E M E J O I