Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVOLOTEANDO r i En nuestras distantes horas de la infancia era nuestro goce correr desde el alba persiguiendo en vano mariposas blancas. Más tarde, juguetes de loca esperanza, los sueños de dichas que nunca llegaban fueron nuestras nuevas mariposas blancas. Cuando nuestros ojos, henchidos de lágrimas, tan sólo perciban cual mudos fantasmas los sueños de dichas jamás alcanzadas; cuando nuestras sienes se cubran de canas y nuestros recuerdos se truequen en lápidas, veremos al cabo ¡maldita constancia! que todo es en tomo mariposas blancas. (DIBUJO DB A L B B f IS ilTI) EDÜAEDO LUIS DEL PALACIO