Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TOROS PROTESTANTES La Republique vous apelle; ¡Allons, enfants de la Patti! ¡Ah! como exclamarían Shakspeare y Feliú, y otros señores de menor valía que exclamen Como cantaba un chico políglota y sastre establecido en un portal de casa grande, ó sea de casa de muchos vecinos. ¡La Repvhlique vous apelle! Me dirijo á los toros y demás individuos interesados en las corridas de toros en Francia. Han triunfado los animales de puntas sobre los protectores. Se ha declarado que las corridas de toros de muerte en nada se oponen á la ley Grrammont, ó Ramón según la denomina un matador del ramo: son de utilidad pública. Ya pueden entrar libremente en Francia y en ¡Ah! Cuando en España decae la afición, abre sus puertas París á la fiesta española. Pero la acompañan los pelotaris. Enfrente del circo taurino que se instituya en la capital de la República adyacente levantará el espíritu de las timbas dos ó tres frontones. La cawc ía persiguiendo al ruedo; la boina enfrente de la montera; la cesta desafiando al estoque ¡Oh, fantasía! ¿Dónde me llevas? Se trata de una lucha de razas. Pero es de creer que en París no prevalezcan los frontones. Como espectáculo, es de suyo tonto de solemnidad; y como juego, no le tolerarían las autoridades. Entre el Chitivar y el Chistavín, y el Chiquito de Miraflores de la Sierra y Gruerrita, Cara ó Espartero, el público parisién no duda un momento y opta por los Chiquitos de Córdoba, Algeciras y Sevilla. El nuevo mercado va á ser causa de la perdición de sinnúmero de sujetos, al parecer, de bien. Los tribunales de París han lanzado la voz de alarma. ¡Saquen cuerl Declarando el cuerno libre, el porvenir déla juventud dorada en España, y aun en Francia, variará notablemente, como decía aquel curandero diagnosticando la enfermedad de un infeliz á quien ayudaba á mal morir con su medicación: -Dentro de dos ó tres horas habrá variado notablemente. En efecto, antes de transcurrida una hora había exhalado el último jipío. París los diestros españoles, sobre quienes pesaba la sentencia por anticiparse á los acontecimientos histórico- taurinos. Seres superiores que habían adivinado el porvenir de la clase de puntas. i Qué desengaño para los cornúpetos y sus familias cariños asi ¡Qué triunfo tan carol Se han impuesto á Grammont, que en paz descanse, pero han perdido á sus queridos hijos, á sus hermanos