Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Todo por el catastro y para el catastro. Cuando conozcamos minuciosamente por fincas y parcelas el verdadero estado de la riqueza imponible, la tributación seráEquitativa hasta la pared de enfrente, es decir, hasta Pornos. Mientras liega ese día (y ya habrá llovido para entonces) los ministros de Hacienda españoles no tendrán más remedio que dar palos de ciego con el garrote que más les guste. Y ahora, ¿qué opinan ustedes de la máquina administrativa? Pensábamos que era una máquina de coser y cantar. Pero es más complicada, según nos enseña el ministro de Hacienda. La máquina administrativa es un teodolito. La prensa da cuenta diaria de dos ó tres suicidios y varios intentos sin consecuencias. Hay gente para la cual la vida es una carga tan considerable, que no pueden menos de abandonarla en un banco del Retiro, con una carta para el juez por si quiere encargarse de ella. Ya no es el Viaducto el lugar elegido por los distinguidos sportmans de la muerte, porque á nadie le gusta caer desde tan alto; ni tampoco el estanque, porque á quien esté con el agua al cuello no le place que el agua suba más, sino los bancos del Retiro, en donde la muerte les aguarda sentada y con revólvers de todos los calibre? para que puedan elegir. ¿Y Fulano? preguntamos á veces. ¿Pues qué, ¿no sabes? se ha matado. iBl solo? -No; también otros se matan. -í Y cómo ha sido eso? -Pues nada: llegaba en aquel momento á Madrid; el mozo acababa de subirle los bultos, cuando se ahorcó con as correas de la manta, porque dijo que el mundo no era para él. ¿Qué te parece? -Que eso es tomar el equipaje muy á pechos. La prensa dicen que influye mucho en Ja repetición de los suicidios, porque está probado que nada excita tanto á mat rse como leer que se matan los demás. ¿Fulano se ha suicidado? dice el lector, dudoso; pues yo no he de ser menos. Que á tales extremos lleva en ocasiones la noble emulación. Varias veces se ha intentado conseguir que los periódicos no dieran esta clase de noticias, pero hay cosas que meten ruido forzosamente. ¿Qué ha sido de José? decimos preguntando. por algún condiscípulo. -Pues nada; que se ha suicidado con una pistola de dos cañones. ¡Qué horror! Eso es imposible. -No; lo imposible seria suicidarse con un cañón de dos pistolas. Un carácter común tienen todos los modernos suicidas. S in grafómanos; nueva, curiosa y divertida enfermedad que tanto hace gemir á las prensas. Nadie se mata sin escribir media docena de cartas, la primera de elhs para el juez de instrucción. Si este hubiera de pagar la perra chica del cartero, no ganaría para suicidas. Ahora lo que falta es que el ministerio de Gracia y Justicia publi ue anualmente esas cartas que reciben los Juzgados. Podrían formarse dos colecciones curiosas Un epistolario con las cartas. Y un pistolario con los revólvers. LUIS ROYO V I L L A N O V A (Bmujos D CILLA) K