Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
los Dux venecianos, y Moreno Carbonero las escenas del Quijote ó del Gil Blas de SantillanOj García y Rimos no ha hecho otra cosa que trasladar al lienzo ó al papel el cantaor, la gitana, el torero, la cigarrera, el contrabandista ó la hailaora, personajes qne intervienen siempre en los amores y en las pendencias, en las tristezas y en las alegrías del pueblo andaluz. Sin desconocer, ni aminorar siquiera, las condiciones de Grarcía y Ramos como colorista, al saber unir y empastar el color con exquisita delicadeza, donde Grarcía y Ramos brilla á una altura inconmensurable, sin que en España haya otro que le iguale, excepto su maestro Aranda, es considerándole sólo como dibujante, tanto á la aguada como á la pluma. Con más nervio que Myrbach, con YtóXDKDOllAS NAPOLITANA? DESCANSO DE PEKEGUINAS más robustez que Doré, con más sinceridad que Vierge, y con más limpieza que Menzel, García y Ramos ha llegado en el manejo de la pluma á donde no llegan muchos, y buena prueba de ello es la necesidad de tener que compararle con los primeros maestros del Extranjero en el arte del diseño, á muchos de los cuales aventaja, sin género alguno de duda. líacido á orillas del Guadalquivir, y educado primero en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla y más tarde en el taller del eminente artista Jiménez Aranda, García y Ramos, salvo una cortísima temporada en Roma, ha vivido constantemente en su ciudad natal, copiando con rara escrupulosidad las costumbres de su tierra. Demasiado modesto en el juicio que tenía formado de sus propias facultades, y poseído de un santo temor hacia todas las exhibiciones, han pasado muchos años sin que García y Ramos se atreviera á mandar sus lienzos fuera del lugar donde éstos nacían. Desde una Exposición organizada por el conocido negociante D. Pedro Bosch, en la cual figuró su primer cuadro de alguna importancia titulado El Rosario de la aurora, estudio admirable de expresión y movimiento. García y Ramos no ha vuelto á presentarse al público hasta 1884. En