Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
197 El bosque entona un himno de amor ardiente, a atniósfera encendida de amor se inflama, y hay una voz melosa que dulcemente va á decirte al oído: ¡Despierta y ama! Yo prefiero al paisaje majestuoso y al viento perfumado que hay en la loma, porque es más pequeñito y es más hermoso, tu cuarto de la calle de la Paloma. No tiene más cadencias la inquieta brisa, ni forman los claveles amante lecho, como lo cadenciosa que es tu sonrisa, ni como los claveles que hay en tu pecho. El viento de los valles, adormecido, al llegar á tu cuarto suspira y flota (Dintrjo DE OROS) por agitar los pliegues de tu vestido ó por mecer las flores de tu capota. Ya va la caravana por el desierto, porque el desierto tiene lechos de arena, y bebe el africano, de amores muerto, el amor que le rinde la nazarena. Se ven en el desierto miles de estrellas y suena cadenciosa la serenata, y con paso cansado van las camellas andando por tendidos mares de plata. Yo prefiero al desierto que, esplendoroso, del sol cuando flamea la cumbre toma. porque es más pequeñito y es más hermoso, tu cuarto de la calle de la Paloma. Ni arde del sol que nace la llamarada, ni el viento del riüsierto tiene en sus giros algo como la lumbre de tu mirada, ¡como el aire caliente de tus suspiros! Ni el amor africano, ¡rabia y enojos! ni las tiernas baladas de los pastores, todo es frío y mezquino cuando tus ojos me enseñan las dulzuras de tus amores. El mundo ante mis ojos flota rendido, la blanca luz del cielo rendida flota, que el mundo está en los pliegues de tu vestido, y el cielo está en las flores de tu capota. MANUEL P A S O PRINCIPIOS Y AXIOMAS FALSOS, POR MECACHIS LAS MISMAS CAUSAS SO PRODUCEN LOS MISMOS EFECTOS DEMOSTEACIOK El resultado de las dietas de un académico no es igual al resultado de las dietas de un enfermo.