Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
150 De pronto se alzó en el tendido una joven pálida y ojerosa que, extendiendo el brazo, dijo con voz vibrante, pero segura: Veinte contra seis por Celaya! toria; dos nada más para que Celaya alcanzase, tal vez con el triunfo, la felicidad de toda su vida, la posesión segura y decisiva del cariño de Magdalena. Correspondfale el saque del f V- t. Volvióse rápidamente éste, reconociendo la voz de Madalén; limpióse la sangre que empapaba sus labios, miró á Zubieta, y dijo: ¡Juego I Dominadas por un supremo esfuerzo de su voluntad las fatigas y dolencias físicas, realizó Celaya prodigios de agilidad y de arte, logrando al ñu igualarse en tantos con su contrario, en el treinta y ocho del partido. Dos faltaban para que éste terminara y se decidiese la vic- penilltimo tanto, y se dispuso á lanzar la pelota sobre el frontón; pero un invencible temor agitaba todo su cuerpo, y el aliento salía de su boca en ráfagas precipitada 8 y aráientes. Hizo un esfuerzo más, miro á Zubieta para advertirle el comienzo de la jugada, y afirmó su actitud; ya extendía su brazo derecho, cuando pasó por sus ojos como una intensa llamarada, oyó pasos precipitados detrás de si, después se sintió dominado por una fuerza irresistible que le impulsaba hacia atrás, y cayó desplomado. Antes de que su cuerpo diera en el suelo, le recogieron los herciUeos brazos de Zubieta, que, viéndole vacilar, corrió apresurado á su socorro. Llevóle en ellos, á la casa más próxima al frontón, donde, merced á activos y pródigos cuidados, volvió Celaya en sí. Aún mal despierto de su letargo, oyó que, muy cerca del lecho donde estaba postrado, decía Zubieta á Madalén: ¡Te oí apostar veinte contra seis en favor suyo, y me hizo tanto daño I Pero cómo ha de serl Dentro de breves días salgo para América. Tal vez cuando yo vuelva os encuentre casados; tal vez tengáis ya un hijo; un niño ó una niña Pues mira: si es niño, le traeré seis centenes; si es niña, veinte? quiero que sea niña y se parezca á ti; con que ya sabes, Madalén, también yo apuesto, ¿entiendes? jVan veinte contra seisi JOSÉ DE ROÜEE (DIBUJOS UK MARTÍNEZ ABADES) PAGAR CULPAS AJENAS, oa VELASCO BJ m M P m