Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á OCHO DÍAS VISTA Un refrán de albañlles y un refrán de ministros. -El peroné del Presidente y la tibia del ministerio. Osteología luslonlsta. -ia wriena de la Paloma en los Consejos de ministros. -Hay que comprimirse. -El reuma del general. Sil bftño de asiento. -Moreí en Cádiz. -De Tánger viene una embajada cargada de- -España actual. -Anarquistas y secuestradores. Plagas nacionales. -if ¡Cem: erríta y otros cencerros tapados. -El 16. tercio de la Guardia civil. -Una nueva milicia nacional. Tente mientras cobro es un refrán que aplican los albañiles á las obras débiles, deleznables y de poco fuste. Y una cosa asi vienen á pensar los ministros, sosteniendo á fuerza de puntales y tente- mozos el desmedrado Gabinete que hoy nos rige: -Tente mientras viene el general. ¿Podrá sostenerse hasta ese día el inestable y ministerial equilibrio? That is the questiorij como dirá el Sultán después de oir al embajador de Inglaterra. Porque es el caso que cada día aparece el Gabinete con nuevas y más alarmantes goteras; el peroné del presidente se ha consolidado, pero la tibia fusionista, esa tibia que á todos nos ha enfriado, aparece con una fractura conminuta, imposible de soldar. Y quien dice la tibia y el peroné, dice toda la osteología del ministerio, porque es sabido que el pobre no tiene hueso sano. En pie no podría sostenerse, pero tumbado á la larga, como está, es fácil que tire otra temporadita. ¿Cuándo viene el embajador? pregunta incorporándose trabajosamente. -No sabemos, responden los amigos por boca de cualquier agencia bien informada es fácil que venga por la Pascua, pero quizá se alargue hasta la Trinidad. ¡Ahí exclama el Gabinete volviendo al uso déla palabra; ese Gamit va á acabar conmigo. -JSTo, señor, no, le responden; quien va á acabar contigo no es el Garnit, sino el santón de la Puntilla El presidente trabaja lo que no es decible por mantener la paz entre los príncipes cristianos del ministerio. Los Consejos son una reproducción exacta de la escena de los chulos en La verbena de la Paloma. -El embajador, dice D. Práxedes imitando á Mesejo, es honrado, bueno y valiente; pero... no sé si sabrá comprimirse. -Puede que no. -Tú, Gamazo, en eso de la cuestión navarra, ¿has sabido comprimirte? -Pues, ¡digo! -Y tú, Puigcerver, en eso del reglamento de los vinos, ¿te comprimirás? -Según como caigan las pesas. -Pues yo, que siempre me estoy comprimiendo, porque gobernar es comprimirse como dijo el otro, digo y repito que como no nos comprimamos todos, aquí va á haber una de pópulo bárbaro, por no decir de pópulo justiciero. Entre tanto, el embajador se encuentra en Marrakesh enfermo de reuma. ¿De reuma articular? Fácil es, si se lee todos los artículos de la prensa española. Pero articular ó no, indudablemente el reuma lo ha