Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
119 Poco dieapués la alcaldesa, que á cansa de habérsele atravesado en la garganta una espina de bacalao se hallaba muy dispuesta á dejar este picaro mundo, fué viendo llegar hasta- ¿Cómo se las arregla su hija de usted para dar tantos berridos? Qué quiere usted que le diga! me respondió el hotentote. el catre del dolor á los personajes de El dúo de la Afrieana, y tal risa le provocó el aspecto de ellos, que al soltar una carcajada de última hora logró arrojar la espina crael, con tal fuerza, que fué á clavarse en el vientre del gran sacerdote. Conjurado el peligro, salimos de alli, no sin que antes me presentara el secretario al padre de Selika, al cual no pude menos de preguntar: ¡La gastan tanto los berros, que se atraca y se atraca y luego no hace más que berrear! Y no pasó más. Pero me parece que ya habla pasado bastante. JUAN P E E E Z ZUNIGA (DIBUJOS DK M E C A C H T S) CT ÚJCT 5 e 7 ¿QJL rt -i C t- AjQ tr ii ci 7 r 3i J 3 ly lJU rv cxyirCr