Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO IV MADRID, 17 DE FEBBBKO DE 181 H NÜM. 116 JUSTICIA MAKROQÜÍ (D B N U E S T R O COKIÍESrONSAL ESPECIAL SEÑOR F DE LA M O T A) ü V V p OMETIDAB por la fuerza del Sultán las rebeldes tribus de Tafilete, ahora, como mil veces ha ocurrido, los muros de las ciuda ffl des imperiales tendrán como fúnebre adorno una hilera de sangrientas cabezas, en torno de las cuales revolotean graznando g l S los cuervos. Xal es el término de todas las luchas marroquíes y el espectáculo que presentan los muros de Fez, de Mequijiez p l y de Marrakesh al terminarse cualquiera de las guerras civiles tan comunes en el Imperio. Cuando alguna embajada se aproxima á cualquiera de las ciudades imperiales, la autoridad local retira á toda prisa de la muralla las cabezas de los eiecutados para no ofender la vista de los europeos con tan horrible cuadro. Al atravesar la embajada española los muros de Marrakesh, sólo habrá visto los garfios limpios donde quizá el día anterior se inclinaban yertas las cabezas de los sublevados en Tafilete.