Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PLAZA A BORDO Jlace tiempo qne el capitán Germán nos refirió el siguiente curioso episodio. Germán, desde el tenderete que con tablones, palos y un toldo había levantado en el puerto un cantinero para vender sus licores y sus vinos á la gente de mar, miraba con delicia la corbeta de su mando, la velera Portuguesa, limpia y esbelta como una golondrina. El barco gozaba de su día de reposo sobre una mar i la brisa de la tierra; una brisa llena de perfume de las flores. Era aquél 3 día de luz y de bendición. A 1 i I II I i I I I II) lii I i iii III á T-