Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SIN NOVEDAD, POR MELITÓN GONZÁLEZ CARTA DEL SOL Tierra mía idolatrada, de mis rayos apartada: mi fuego es todo español. ¡Cuando á ti te falta el sol, mi poder no vale nadal ¡Ko dudes nunca de mí! (Hace un mes que no te veo, y te envío desde aquí un rayo por el correo, á ver si llega hasta ti! Sin mí te hallarás muy mal, pues tienes, tierra ideal, de mis besos la costumbre, y, á falta de los de lumbre, te envío un heso postal. Del mal servicio enterado, y siempre desconfiado, este beso que suscribo le envío certificado, con acuse de reciio. No dudes, tierra, de mí, ni pienses que por aquí brillo radiante y fecundo. ¡Yo, no alumbrándote á ti. no alumbro á nadie en el mundo! Por mi cariño no llores; ya sabes que no pretende malgastar sus resplandores, y para t i sola enciende siempre sus rayos mejores. En mi dorada mansión me falta la dulce calma de mi bendita pasión. ¡Ay, Sevilla de mi alma, y Madrid del corazón! En vuestro recuerdo santo hoy mi esperanza se encierra: ¡Sevilla y Madrid! Mi encanto. ¡Los dos cachitos de tierra donde yo he gozado tanto! ¡Sevilla! ¡Mi dulce amor, que agradecida al calor que mi cariño la envía, á cada caricia mía responde con una flor! ¡Madrid! ¡Tierradelos moro? en donde alegre vertí de mi fuego los tesoros, y donde tengo en los toros un tendido para mí! ¡Prisionero vengo á estar entre las nieblas heladas, y aunque me quiero escapar, no me permiten pasar las nubes amontonadas! ¡Solo á su egoísmo atentas, y siervas del mes de Enero, hoy me envuelven cenicientas! ¡En cuanto pase Febrero les ajustaré las cuentas! ¡Al fuego de mi pasión huirá delante de mí el formidable escuadrón, y yo llegaré hasta ti. tierra de mi corazón! ¡Los ardientes resplandores de mi cariño infinito te darán besos de amores, para que nazcan las flores y canten los pajaritos! ¡Ante mis tintas rosadas, adiós las nubes hinchadas que hoy sobre mi tierra giran, y adiós esos que suspiran por sus capas empeñadas! Sobre mi trono español yo extenderé mi arrebol. No llores tú, tierra mía, que en este beso te envía su eterno cariño, -El Sol. Por la copia, JOSÉ J A C K S O Í T V E Y A N- -No hay novedad. (I) ¡Oído! ¡Firmes!