Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SILUETAS ARTÍSTICAS FEDERICO JIMÉNEZ Es preciso, para copiar el animal vivo en su movilidad constante, una observación profunda al par que una paciencia sin limites, y por esto nosotros los meridionales, que no nos distinguimos por la paciencia ni por la observación, apenas si tenemos un par de artistas que con mediano éxito hayan hecbo del estudio de los animales vivos una verdadera especialidad. Mientras en el extranjero, Kroner, Haas, Zugel, Klenze, Friese, Adam y Meyerheim, son nombres respetados umversalmente en el mundo cosmopolita del arte, sobresaliendo entre todos ellos el último por el pasmoso análisis que hace del temperamento y carácter de cada animal en. la copia exacta de su postura acostumbrada, en España, Federico Jiménez y Alejandro Séiquer son los dos únicos pintores que con el aplauso público se dedican á esta dificilísima especialidad. Si en la Edad antigua el animal es un dios, porque dioses con cabezas de ibis ó de buey pueblan los altares de los templos; si en la Edad media el animal es un símbolo, porque la fantástica imaginación de los artífices del Renacimiento lo mutila, lo disloca y lo retuerce, para convertirlo en elemento apropiable al arte decorativo, en la edad presente es el animal nuestro compañero inseparable ó el hermano inferior del hombre, como lo ha bautizado un filósofo, no sé si complaciente ó cruel, pues alguna que otra vez no resulta por modo claro y patente esta pretendida inferioridad. Federico Jiménez ha sido, entre los pintores españoles conteniporáneos, el primero que se ha dedicado, con exclusión de todo otro género de pintura, al estudio directo j del animal vivo, limitándose en esta especialidad á lacppia de los ani- j males domésticos por las necesarias y fataleajwágéricias de su carácter jl- pacífico y bonachón y de sus costumbres- íegaladas y perezosas. iriHIeiie 2- ao ha pintado ciervos, coiíio Kroner, ni leones, como Friese, ni monos, como Meyerheim; Jiménez ha pintado sólo lo que podía copiar cómodamente Ngin salir de casa, es decir, los animales que compraba su cocinera en la laza de los Mostenses. Gallinas, patos, conejos, palomas, y alguno que í í o corderillo, son los personajes únicos que llenan los cuadros de este distinguido artista, que es el más cruel de todos los nacidos, á pesar de la extraordinaria dulzura de su carácter, porque es el único pintor quét se come á sus modelos, no sin antes haberlos atormentado haciéndoleíí adoptar á viva fuerza y por largo tiempo posturas incómodas y difícilesTodos los animalitos retratados n los cuadros de Jiménez han pasado del lienzo á la cazuela. Federico Jiménez empezó á dibujar en las blancas parede? e- A r u N T E DEL ÁLBUM