Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 y dio principio á relatar el hecho de que un hombre, llevando de la mano por la calle á un chicuelo, fué víctima de pronto, y por sorpresa, del mordisco de un perro. Pero en la redacción de la noticia anduvo tan sin juicio y tan ligero, que de su texto escrito resultaba que fué el muchacho el que mordió al sabueso. Hiciéronle notar tan grave lapsus, reconoció el error, y en el momento se consagró á enmendarle, redactando la noticia de nuevo. Esta vez resultó que el que mordía (DIBUJO DE G E O S) era el hombre al pequeño. Vuelta á enmendar, y ¡Ya está bien! se dijo el novel periodista en sus adentros; pero ¡ay! que ahora resultaba el chico dando al hombre el mordisco de mi cuento. ¡Vaya por cuarta vez! Y ya, aturdido, escribe el redactor con tal acierto, que logra hacer que el chico muerda al hombre, y el hombre al chico, y los dos... al perro. Pues hay muchos como éste en esta tierra, que, sin servir ni para noticieros, se ven subsecretarios y ministros y no caben de orgullo en el pellejo. EDUARDO SACO NEGOCIACIONES DIPLOMÁTICAS, POR MELITÓN GONZÁLEZ KL STATÜ QUO EL ITLTIMATUM EL CASÜS BBLLI