Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LITERATURA ESPONTÁNEA Érase que se era, según dicen, un muchacho precoz, frivolo y huero, de tantos como creen que la vida no es un asunto serio, que en ella todo es fácil, todo llano, todo asequible y pronto y hacedero, al cual, entre otras mil majaderías, le ocurrió una mañana el pensamiento de meterse de golpe y de porrazo á vivir de la prensa. Y dicho y hecho: visitó no sé cuántas redacciones brindándose á escribir en prosa y verso en calidad de humilde meritorio, hasta el día feliz que, roto el hielo, pudiera ver su firma cotizada y exigir que le dieran plaza y sueldo. Entró, por fin, en una donde todos cuantos hacían gala de su ingenio trabajaban de balde, y convidando al director cuando benigno el cielo les deparaba algunos recursillos con los que darle pruebas de su afecto. Usted se encargará, señor (Fulano, que el nombre no hace al caso) desde luego, de aportar al periódico noticias de todo cuanto sepa, malo ó bueno, que llenen la sección que titulamos Crónica extraordinaria de sucesosi) -V dijole el director en ese tono hinchado y petulante de los necios. ¡Y él que tal dijo! Nuestro guapo mozo se lanzó con furor sobre el tintero, mojó la pluma, numeró cuartillas,