Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO EN MELILLÁ (CONTTNUAniÓX B E LA CRÓNICA ILUSTRADA ÜE LA WUERRA) Los moros de rey El dibujo adjunto, que está tomado del natural, como todos los que publicirnos en esta sección, representa uno de los moros que forman el piquete de custodia junto á los trabajos de Sidi- Guariax. Ellos dan guardia á las obras españolas cuando nuestros soldados, llegada la noche, se retiran á sus campamentos; cuidan de que los rifeños no atraviesen ni por casualidad siquiera los límites de nuestro campo, y evitan del propio modo que los oficiales y soldados e pañoles pasen hacia allá dichas líneas, recientemente amojonadas por orden del general en jefe. El coronel de los askaris y los soldados á sus órdenes son, por consiguien te, los únicos poseedores de la zona neutral. Sobre ellos, así como sobre el bajá del campo, pesan gravísimas responsabilidades, pues es seguro que 4 ellos habría de achacarse cualquier incidente determinador de un conflicto siempre en perspectiva. Sí se oyen tiros en Frajana, allá acude veloz el coronel de los askaris para ordenar á los rifeños que cesen de disparar, con objeto de no causar alarma en las tropas españolas; si éstas, al efectuar un movimiento táctico, se ínter nan casualmente en la zona neutral, como ocurrió días pasados, el coronel vuelve á montar para pedir satisfaciones á las autoridades española? si me día docena de piratas hacen presa en los materiales españoles que el mar arrastra, el coronel acude á la costa pa, ra ayudar en el rescate á nuestros soldados; si el temporal furioso destroza los muros en construcción de nuestro fuerte, el coronel viene galopando hacia Melilla, para que los generales de España no achaquen á la maldad de los rifeños lo que sólo es causado por la furia de los elementos desencadenados. A cambio de tan diversos y complicados servicios, el coronel y sus askaris disfrutan de buen alojamiento y no peor comida, suministrados por las autoridades españolas. A los convoyes sangrientos de hace dos meses han sustituido las acémilas, que llevan á diario hacia Sidi- Guariax artículos de comer, beber y arder (tabaco inclusive) á nuestros amigos y colaboradores, los moros de rey, representantes en Melilla de la autoridad del Sultán. El general Martínez Campos y su Estado Mayor en la misa de campaña celebrada el 10 de Diciembre En nuestro número anterior dimos cuenta detallada de esta misa solemnísima, á la cual asistieron todas las fuerzas expedicionarias del ejército español, é intercalábamos el relato con varias vistas fotográficas tomadas por nuestro corresponsal especial Sr. I afora. E a el número actual ofrecemos á nuestros lectores el grupo fotográfico adjunto, en el cual se distingueá los generales Martínez Campos y Maclas, seguidos de sus ayudantes y presentando sus espadas al Rey de los reyes. No es cosa de repetir la descripción del cuadro maravilloso que formaban aquella mañana nuestras tropas, formadas en todo el campo de Melilla y dando frente á nuestros límites, é iluminados los arreos, armas y fornituras por un sol africano hermosísimo y esplendoroso.