Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A OCHO DÍAS VISTA Decíamos ay r- -La huevera de Sidi- Guarlax. -Los moros estar gallinas. El Gobierno es un tumbón, ó aespaoho Se liuevos frescos. -Los hueTOs de Pascua. -Cuestión clara y yema. -raráe piache. MI enhorabuena á los millonarios. -Las señas de mi easa para lo que gusten mandar. Decíamos ayer (y perdonen ustedes que plagie á mi ilustre tocayo el de León) Decía en mi anterior crónica que no se sabia á punto fijo lo que iba á levantarse en Sidi- Guariax; fuerte o caponera, garita ó burladero, lo esencial era que los moros se convenciesen de nuestro poder y rabiasen de celos aparte. ¿Qué levantaremos en Sidi- Guariax? decían los españoles apenas se levantaban de la cama. -Un falso testimonio, contestaban los pesimistas. -No, replicaba el optimismo; allí levantaremos el poderío militar de España. -Allí vamos, agregaban los militares, á levantar muertos, muertos sempiternamente llorados. Perono acertó en sus cálculos ni el pesimismo, ni el optimismo, ni el militarismo. El fuerte de Sidi- Guariax no va á ser un fuerte, va á ser una huevera. Así, al menos, lo da á entender la licencia misericordiosa coiicedida por el general en jefe para que los moros puedan vender huevos entre los muros destruidos de la mezquita y las paredes del fuerte, todavia blandas y echando salitre. Los moros estar gallinas ha dicho repetidas veces el bajá del campo viendo los aprestos bélicos de España. Y el bajá tenía razón. De no estar gallinas todos los rífenos, ¿hubieran podido llevar á nuestro campo tal y tan grande cantidad de huevos? Aprovechando la forzosa inercia de la paz, dicese que en Melilla va á abrirse un teatro. Compañías no faltarán. Ahí están las compañías del Disciplinario, que son las que nos han traído las gallinas. Y obras no faltarán tampoco. Anunciase la inauguración con la popular y aplaudidlsima obra: El Gobierno- es un tumbón, ó despacho de huevos frescos. Al ejército podrá faltarle turrón el día de Nochebuena. Pero no le faltarán los huevos de Pascua. i X La, cuestión de Melilla, que al principio no se presentó muy clara, ahora se presenta, no sólo clara, sino yema también. Podrán creer algunos que el ejército, los generales y la patria no aparecen muy airosos. Mas esto es natural. Ya se ve que andan sobre huevos. Además, que al general Martínez Campos siempre le queda el recurso de repetir el cuento del inglés. Allá va el cuento (y siento mucho que no sea un cuento... de lanza) Dícese que un inglés entró en un restaurant de Cádiz y pidió un par de huevos pasados por agua.