Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TIPOS MARROQUÍES m, ENGANTAnOE DE SERPIENTES En el Zoco de Tánger, en las plazas de Mequinez ó de Fez, en cualquier sitio dónde la afluencia de público haga probable una módica ganancia, se encuentra el morazo cargado con el saquillo lleno de Yíboras y haciendo sonar la flauta ó la pandera, primero para formarse corro, y después para encantar al asqueroso ofidio. Cuando el valeroso domesticador tiene ya su público ior. mado en círculo irregular, extiende sobre el suelo la piel de cabra, introduce en el saquete la obscura mano y pasea ante los espectadores el viscoso y flexible cuerpo de la víbora, que se enrolla al brazo como una cuerda. Para excitarla, el encantador se introduce en la boca la cola de la culebra y muerde furiosamente, mientras el animal se retuerce en espirales de dolor y de furia. Luego se deja morder él mismo en el brazo, en la axila, en el muslo, y ninguna de aquellas mordeduras tiene consecuencias fatales para el encantador. Acaso éste, como él asegura, ha recibido del cielo el don de poder resistir la mordedura del animal más venenoso. Quizás la serpiente no puedií hacer mucha presa porque la edad ó la mano del hombre ha arrancado de sus mandíbulas la doble hilera de dientes huecos por donde mana la mortífera ponaoBa.