Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Queremos indemnización, y el Sultán dice que sí con la cabeza. Queremos zona, y el Sultán asiente. Queremos castigo, y el Sultán sigue cabeceando. No cabe duda: el Sultán y España caminan paralelamente. Lo cual quiere decir, matemáticamente hablando, que ¡á buena hora nos vamos á encontrar! Siguen las prisiones de anarquistas, lo mismo en Barcelona que en París, igual en Inglaterra que en Alemania. Los enemigos del orden social, que son candidas palomas en el fondo, aguardan las visitas de la policía como pudieran aguardar al presidente de la asociación, con toda la mise en scéne preparada y flamante. Allí están retratados los mártires de Chicago, los mártires de Jerez y hasta los mártires de las de Grómez, como decía un chico atortelado frente á las Calairavas. En el fondo, una bandera roja sin gualda. E n un rincón, una calavera postiza. A la vista del espectador, una lista tomada al oído de todos los socios que andan en el ajo, con las señas de sus domicilios y de la barbería donde suelen afeitarse. Un muestrario de bombas con los precios al margen. Varios libros de recetas para fabricar explosivos, y por último, el propio cosechero gritando por el balcón: ¡Viva la anarquía! para 4 que no le oigan más que en la calle. Para las Navidades próximas se preparan atentados horribles. La explosión de París no ha sido sino un anuncio más ó menos ruidoso de los acontecimientos que se preparan. ílay quien entra en la Lotería á buscar un décimo de Navidad y le dan un pasaporte para el otro barrio. Porque es indudable: la furia del anarquismo se dirigirá este año contra los favorecidos por el gordo. Un literato ilustre decía la otra tarde, comentando la última explosión: -La verdad es que ahora hay que tener una salud á prueba de bomba. Y, en efecto, el ingenio de los anarquistas no descansa. Desde luego, casi todas las aves de corral tienen la molleja convertida en un explosivo formidable. Ignoro si éstas serán noticias que hacen correr los pavos, como dijo Rossini. Mas, de todas maneras, hay que mirar el pavo de Navidad con mucha prevención. Con la prevención del distrito correspondiente. ¿Quién sabe si al enrojecer, su moco y al hincharse haciendo la rueda se prepara á estallar como un triquitraque? No olvidemos que el anarquismo puede estar dentro de cualquier animal. El mazapán de Toledo y el turrón de almendras, ¿tendrán este año composición anárquica? Esto no es ningún tema del Ateneo, pero es una sospecha muy fundada. ¿Quién sabe lo que puede encerrar una de esas cajas de anguila? 1 vv Pero hay cosas que no conviene echarlas á rodar. LITIS (DIBUJOS DE CILLA) ROYO VILLANOVA