Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DÍA DE NIEVE Ven, acércate al balcón, no tengas miedo al frío; verás como juguetean en el aire los menudos copos de nieve. ¿Dices que parecen alas de mariposas? Sí, tienen an volubilidad y su inconstancia, pero yo les encuentro parecidos á una lluvia de hojas de nardos. Míralos; caen sobre la tierra con una indefinible languidez; no se precipitan como la lluvia; parece, por el contrario, que tienen miedo de llegar al suelo; vacilan antes de posarse, aletean como tú dices, se agarran á una ráfaga de viento para sostenerse más tiempo en el espacio; después se resignan, caen, se unen y acoplan con los anteriores Ea, ya cuajó la nevada I Blancas están las calles, y más blancos aún estarán los campos. ¡Bs el manto real de armiño con que se cubre la Natural ezal Hay también quien sólo ve en esa blancura la tristeza de una mortaja. ¿Qué importa? Lo mismo es un manto de armiño que una mortaja: aquél sirve á las glorias en est mundo, ésta á la muerte. Ambos despiertan ideas de majestad, y ambos dan frío Pero, ¡por qué han de amargar nuestra felicidad tan tristes pensamientos? Mira por el balcón cómo arrecia la nevada; vuelve ahora los ojos á la lumbre de la chimenea; une en tu imaginación la frialdad de la nieve y el intenso calor de la lumbre: ¿está ya? Pues eso siento yo cuando se aproxima á mí tu boca, de labios tan frescos como aquellos copos: besos tan ardientes como estas llamas. ¡Qué alegre es ver nevar al lado tuyo! Muchas veces he pensado Imagínate una llanura cubierta de nieve, lo mismo que una inmensa página en blanco. Pues bien; yo veo que llegan á esa llanura, desde los cuatro puntos cardinales, hombres de todas las razas trayendo sus deseos, sus ambiciones, sus sueños. Detiénense ante la no hollada pagina de nieve, y se aperciben para escribir en ella la palabra que sintetice sus aspiraciones. uno se adelanta y escribe gloria otro escribe amor otro paz otro riqueza otro virtud otro libertad otro religión Y cuando todos los hombres han escrito en la nieve la frase simbólica de sus sueños, he aquí que miran al cielo, esperando que éste les conceda el don que policitati, el bien que tanto yetante desean.