Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
748 de grietas que amenazan ruina, y que los moros han apuntalado con las maderas que servían á los españolea para hacer el fuerte; una chilaba, colocada cuidadosamente, oculta el sitio donde el proyectil hizo mayores estragos. Los moros, al acudir á la feria de Frajana, bajaban a l a mezquita á contemplar pesarosos los desperfectos: desde el sitio donde nos hallábamos pudimos verlos perfectamente accionar ante las ruinas, como protestando de aquel ataque á lo más sagrado de su religión y sus creencias. Al pie de la mezquita, destruida por nuestros cañones, se encuentra el cementerio de Frajana, como se ve en el adjunto dibujo tomado del natural. Si los rifeños hubieran sospechado que la mano de un artista podía reproducir tan fielmente los sitios de su J SOA oración y eterno reposo, su indignación hubiera sido grande: la reproducción artística de cualquier objeto es para los moros gravísimo pecado. Ocupa el cementerio una gran extensión de tierra á los pies de la santa mezquita. En él duermen los fieles para quienes el libro del destino marcó la última hora de su existencia. Acercarse á la mezquita y al cementerio d e Frajana en algunos kilómetros á la redonda, es hoy imposible para un cristiano; de las chumberas, de las piedras, de todas partes saldría una nube de rifeños que, apuntando al atrevido, creerían ganar la gloria á costa de la vida del español. De la verde espesura que ocupa la izquierda de nuestro dibujo partieron el día 2 los primeros disparos que, convirtiéndose en nutrido é invisible fuego, hicieron perder la vida á muchos bravos defensores de la caseta que en SidiGruariax levantaban nuestros valientes. Mdüla. 2 S de Oetniri- de 1 S 93. JOSÉ G A R C Í A RUFINO (D I B U J O S DEL NATURAL POR A R P A)