Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BLANCO Y NEGRO EN MELILLA CKÓNICA ILUSTRADA DE NUESTROS CORRESPONSALES ESPECIALES SEÑORES ARPA T GARCÍA EUFINO i- M -t: VISTA OEXERAL DE MELn. LA UANDO el barco rebasa las rocas escarpadas del Gabo Tres Forcas, donde las ondas juegan saltando en montes de espuma, divisase á lo lejos la silueta de Melilla. Las ondas van corriendo unas tras otras reflejando las primeras luces dé la mañana, y el viento, que silba entre las jarcias, viene á mecer el velamen, dejando tras el buque blanca estela, sobre la cual van á mecerse las gaviotas ligeras y juguetonas. La plaza aparece al curioso como un grupo de fuertes, murallas y torreones; el soldado se adivina tras las aspilleras, porque un rayo de sol, tan pálido como indiscreto, hace brillar el acero de la bayoneta, arrancando chispas que deslumbran y rayos que imprime al acero al paso acompasado del centinela. Bajo la muralla, porción de rocas donde una legión de olas vienen desde lejos á estrellarse, haciendo saltar gasas vaporosas de flotante espuma y lluvia de transparentes gotas, donde el sol se refleja en mil cambiantes rojos ó azules, blancos y verdes. Tras la ciudad, una gasa de brumas la oculta en los encajes de sus notantes nieblas. En la bahía se mece rara vez un buque; en él muelle se ven brillar los uniformes de algún que otro jefe; los grupos de soldados son frecuentes, y en uno se habla en andaluz, en otro aragonés y en otro valenciano sin faltar tras el corro la faz temerosa de algún judío de largos y descuidados cabellos y mugrienta gorrilla, cuyo extraño tipo recuerda los pasajes de la Biblia. No falta tampoco la figura de un moro de blanco turbante y chilaba, nueva que cruza por la muralla como van pasando por el muro las sombras mágicas de la linterna. Estos son moros de paz qa. el Sultán tiene en la aduana; los tipos del muelle de Cádiz ó el de Málaga no existen en Melilla. La ciudad es triste y aburrida; cuestas arriba, cuestas