Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Tin i ílodiembre Mes de contrastes duros es en la humana vida éste que canto; que en él truecan del diablo los conjuros el dolor en placer y en risa el llanto. Y poco el llanto dura, y el dolor es fugaz. Tan sólo un día se encienden cirios en la nave obscura y pasan flores por la losa fría. Llanto tan breve, pena de un minuto, alcanza en todo un año el ser querido tras obligado y elegante luto con que se viste á veces el olvido. Quizá el que pobre queda hace más religión de las memorias que aquél que el oro y el renombre hereda y olvida los recuerdos por las glorías. Lance fúnebres notas la campana, rece la Madre Iglesia los oficios, y queden ahí los muertos y mañana ¿qué harán de aquellas cruces estos vicios? íi yir f y í ¿Mañana? El mismo día brota del vino la blasfemia impía; y tanto ya el dolor se disimula. ue hay muerto á quien festeja la alegría del vivo, trastornado por la gula. Y aquella misma noche á oir á aquel Don Juan, que hace un derroche de valor é impudor, siempre en jolgorío hasta encontrar de contrición un punto, aunque Don Juan Tenorio no llega á lo contrito ni aun difunto.