Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ié- yí: oÍ H K 4. w i Forma al volar el viento monteeillos de nrcna calcinada; de uno en la pobre cima liay una cruz en la desierta playa. Es pequeña y humilde y de tosca madera fabricada: allí el sol la ilumina, allí la besa el viento, el mar la buña. Cubre la sepultura de un náufrago infeliz que en hora ini; uisT; i fué entregado á la muerte T or nn pérfido abrazo de las ajanas. SíyÜnas veces las olas 4 03 pies de la cruz tenues se ariiu tran r d ó n implorando la inocente víctima inmolada Como nunca responde de su triste murmullo á la plegaria, otras veces, terribles, la arena inundan y la cruz asaltan Tal vez así pretenden librarsÉí del terror que las espanta borrando el testimonio del miserable crimen que las ruanchi Mas luego se retiran de combatir en vano ya cansadas, quedando en pie el severo acusador eterno de su falta. Pudiera imaginarse que la cruz y las olas tienen alma: ¡que aquella era la lucha entre el delito y la conciencia humana! JOSÉ DE V E L I L L A (DIBUJO DE G R O S)