Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
T- EN LA LUNA DE RAMADAN La luna, con triste faz, deriama en la soledad de llanuras macilentas proyecciones soñolientas de su augusta claridad. De Córdoba en los alcores blanquea alegre teiTaza; donde, entre mirtos y flores, vierten en marmórea taza sus perlas los surtidores. Reza en la sombra la fuente; la luna, con paso tardo, surca el cielo transparente; esparce en el tibio ambiente su aroma el bíblico nardo, y se ven allá á lo lejos centelleos de la luna del Betis en los espejos, luminarias y bosquejos de la población moruna. Quedó allí encantada un dia por la iiistoria castellana, y VÍTC alli todavía, una hermosa hurí cristiana: ¡la mujer de Andalucía! A la luz crepuscular sale el liada prisionera en la terraza á cantar con esa voz lastimera de la copla popular. En la curva mecedora dulcemente recostada, pulsa la guitarra mora, y á su son cantando, llora una arábiga tonada; y languidece su acento en el llano amarillento donde vierten, pensativos, como un triste pensamiento, largas sombras l s olivos. Con su extraña cantilena, al qire pasa esos lugares atrae, como la sirena, y le encanta y le encadena ál pie de sus alminares. To el son mágico escuché en noche ardiente de estío; con deleite me acerqué, vi el hada, miróme, y fué dueña ya de mi albedrío. Brindóme alli en su compaña rico aroma, fresca silla, viejas canciones de España, y, en larga y luciente ca- ü i, rancio vino de Montilla. La luna de Eamadán besó el vino cristalino ¡y juro que Abderramán despreció, por ese vino, los suras del Alcorán! Mal que le pese al Profeta mi ultraje al libro sagrado, en dulce visión de asceta transportóme el vino alado fuera del viejo planeta. i De la música el concierto, la hermosa huri, el suave aroma, me hicieron soñar despierto que reposaba en un huerto del alto Edén de Mahoma! Aún viviera el alma mía en aquel éxtasis santo, si al venir el alba fría lio deshiciese el encanto el crepúsculo del día. Con el columbré á lo lejos palidecer ya la luna del Betis en los espejos, luces, é informes bosquejo? do la población moruna. PIDAL JUAN M E N E Í Í D E Z (DIBUJO DE H U E R T A S)