Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
702 Con Maüser ó con Remington, sin las solicitudes de las organizaciones perfectas, sin los esplendores del país opulento, peleará, vencerá ó morirá. ¿Qué importa que sea menudo, que desconozca muchas cosas, que vista á la usanza de sus antepasados? A él le basta con su aliento y con su sangre, y si vienen mal dadas y sufre los rigores del infortunio, no ciará nunca volviendo la cara y huyendo del enemigo. Como emblema de la patria, luchará desesperadamente, y si en su infortunio le preguntan que cuantos eran los vencidos, contestará con la propia altivez del tambor de Eocroy: ¡CONTAD LOS MUERTOS 1 El Maüser es un arma poderosa sometida al examen de los sabios, comprobada en el análisis particular y en el polígono. Su disparo apenas si levanta el humo que despide un cigariñllo de papel; los efectos que produce son increíbles. Ved sino: A 2.000 metros, taladra un trozo de madera de abeto de 0,140 milímetros de espesor; á 1.000 metros, uno de 0,340 milímetros; á 250 metros, una plancha de hierro laminado de seis milímetros. Pesa i oco: 3.900 gramos; pero tiene una velocidad inicial á 25 metros de la boca, de 630 metros. Tiene un alcance máximo de 4.000 metros, y para que se juzgue de la velocidad que. alcanza el proyectil, con envuelta de níkel, baste decir que da 2.520 vueltas sobre su eje en el primer segundo. Según Habart y Bruns, doctores afamados de Yiena y Tübingen, las lesiones causadas por estas balas en órganos vitales (corazón, cerebro, pulmones) concluyen mortalmente. A 1.600 metros atraviesa el cuerpo humano, supuesto que á esa distancia ha vencido la resistencia que ofrece el vientre de un caballo. A consecuencia de la tensión de su trayectoria y de la gran fuerza de penetración, á más de kilómetro y medio de distancia puede sacar de combate á varias personas, pues está comprobado que aun á 1.700 metros tritura totalmente los huesos. A esto llaman los sabios alemanes proyectiles cchumanos La humanidad, empleándose entre gente europea, no es fácil que la vislumbre nadie. En cambio, disparándose contra rífenos, sí que podrán resultar nuncios del humano progreso. ¡Quiera Dios que nuestros valientes soldados rompan muchos huesos y ejerciten la humanidad del fusil en carne marroquí! Así lo espera y codicia España con la vehemencia de los pueblos viriles que tienen clara noción de su gloria y de sus destinos. (D- JL- JO DE BANDA MAEIANO J SEBÍÑEZ SCRIBIENDO A SU PUEBLO POR MBLIIÓN GONZÁLEZ