Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
676 Al tesón ara; ionés, al civismo zaragozano, toca la respuesta. Mientras llega, permítame el bondadoso lector que remate los presentes párrafos con las mismas palabras que remataban mi petición de una nueva Torre ííueva allá por Junio de 1892: Como los españoles tomamos estas cosas con tanta calma; como el dinero necesario para el nuevo monumento no se reunirá á escape, y como dentro de dieciséis años habrá de celebrar España, si íes que queda España para entonces, un centenario verdaderamente glorioso, Zaragoza tiene tiempo) sobrado y ocasión admirable para redimir el pecado del derribo. No se dirá que soy impaciente Tampoco soy vanidoso. Cedo esta iniciativa á aquel pueblo animosísimo y á aquella prensa entu) siasta, contentándome con que me inviten á la inauguración de la nueva Torre Nueva. Haré todo lo posible por durar hasta 1! J 08. MAKIANO DE CAVIA (DIBUJOS UK MAGD 4 LIJKA) HORAS DE LUZ (DBL LIBKO E S PEEPAE 4 CIÓS COK ESTE TÍTULO) I ¿De qué te servirá tu ciencia hinchada? Ya veremos alfinde la iornada quién de los dos fué el loco. Si no sabes sufrir, sabes muy poco; si no sabes rezar, no sabes nada. II Hasta el dolor nos habla de otra vida con un lenguaje lleno de viveza: no hay enfermo que sufra de una herida que al sentir del dolor la sacudida no levante á los cielos la cabeza. III Hay hombres que no creen en milagros y que se burlan de ellos; luego dicen que el mundo se hizo solo y se quedan tan frescos! IV ¡Bravo! l ci- haen de ayer. ¡Siempre lo mismo! A scsinato y robo con fractura. lira Aeinente! ¡Qué cinismo! ¡Cuántos fantasmas ve la calentara del antropologismo! Desde que se hizo rancio el Catecismo, todo lo va arreglando la locura. V Delante de aquella vela tres horas pasé embebido; hice mi mejor poema sin hablarlo ni escribirlo, y vi una luz más brillante que la que arroja el sol mismo; y fué porque aquella vela alumbraba un cuerpo rígido, ardía en una capilla y estaba á los pies de un Cristo. L U I S K A M DE VI ü Barón de Hervés.