Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Por la tarde, por la tarde, al tiempo que el sol se va, los Tecinos de la aldea se ponen á conversar, de sus humildes moradas sentados en el umbral. A lo lejos, de Sevilla ven la Giralda brillar, y el viento les trae las voces de sus lenguas de metal. Ellos hablan de sus hijos, que ausentes del pueblo están y arrancó de sus hogares el servicio militar. Arde la guerra en Navarra. I Quién sabe el que volverá 1 Por el áspero camino que sube de la ciudad, cerca de las oraciones ven á un soldado llegar con el uniforme roto, vacío el pobre morral, con una pata de palo que suena mucho al andar. Al divisarle en la cuesta preguntan con ansiedad unos: ¿Será nuestro Pedro? otros: ¿Será nuestro Juan? Pasa, por fin, el soldado, que camina á otro lugar; profundo y triste silencio guardan los vecinos ya y las sombras de la noche impiden verles llorar. J o s i DE VBLILLA (DIBUJO DE GARCÍA RAMOS)