Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VISITA INESPERADA (HISTÓBICO) ELLA (Con ayuda de la campanilla) -Tilín, tilín. Yo. ¿Quién es? ELLA. -Una servidora. Yo. Ya veo que no es más que una. ELLA (Con voz entrecortada) -Usted es don Juan, ¿verdad? Yo (Entrecortándome también) -Creo que sí. Al menos, por ahora ELLA. ¡Vaya! Usted no se me despinta. Yo. ¡Hombre, sólo faltaba que me despintase 1 ELLA. A usted le he visto estampado en algunos papelotes con una cabeza muy gorda. Y no hay duda de que es usted el mismo, salvo la gordura de la cabeza. Yo. -Bueno, señora. Pase usted, tome asiento y diga qué se le ofrece. (La hermosa desconocidaj modestamente ataviada con un traje color berenjena se deja caer en un sofá (porque es de las que saben dejarse caer) y me dirige miradas alarmantes, sobre todo con el ojo derecho. Yo, vencido por el rubor, bajo al suelo la vista y la Jijo en un baldosín desmejorado, tem, iendo que padezca mi reputación de joven pudoroso. ELLA. ¡No esperaría usted mi visita I Yo. -No, señora; ¿qué había de esperar? ELLA. -La verdad es que mi atrevimiento no tiene nombre. Yo. -Pues aquí se le pondremos en un instante. ELLA. -Yo soy de Villachupada, ¿sabe usted? Y nada menos que prima de leche de D. Lucas Gómez, que es juez municipal por parte de padre. He venido á Madrid á extraerme dos raigones y á comprar un corsé- faja, porque mire usted cómo tengo el vientre de resultas del último ataque cerebral. Yo (Obedeciendo por compromiso) -Ya lo veo. ¡Lástima de vientre! ELLA. -Pues bien; en Villachupada tengo una tía muy bromista y un poco sorda. Yo. -Sea por muchos años. Siga usted. ELLA. -Es el caso que, á pesar de la sordera, me ha escrito esta carta en verso. Yo. ¿AverPfXeyendo para dentro) Sobrina Bonifacia: ¿qué tal por los Madriles? Ayer cosí á. tu tío tres pares de calcetines. Sabrás que á la Homualda la duelen los ríñones, y Próspero y su madre te mandan muchas exprePsiones. E L L A ¿Qué le parece á usted? Yo. -Obra de Víctor Hugo. ELLA. -Pues bien; yo quisiera que usted me enjaretase u n a respuesta g r a c i o s a para mandársela á mi tía. Eso lo hace usted por debajo de la pata.