Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
629 indiscutible. Tal es el sencillo y verídico relato de los primeros pasos dados por Susillo en el dificilísimo arte de la escultura. Su primera obra fué un nacimiento para sus hermanos. Era un rapazuelo de diez años; todos los días iba á la escuela, y á la ida y á la vuelta siempre hacía alto ante la tienda de un alfarero, donde se pasaba las horas muertas con la boca abierta por el asombro viéndole trabajar en la ronf acción de esos muñecos de barro ini h. iii hecho nuestras delicias en la i d. id ijii los puestos de la plaza de Sam i Ciii nos parecían riquísimos museos 1 rin 1 de maravillosas obras de arte. cluído. San José, la Virgen, los Beyes Magos, el buey, la muía y los pastores, hecho todo en algún mayor tamaño que el que ordinariamente tienen estas figurillas, daban á conocer á su familia y conocidos que en. el cerebro de aquel niño nacía el pensamiento de un gran artista. Realizada esta obra magna, Susillo no ha vuelto á dejar el barro. Al nacimiento siguieron chulas y toreros, y después el primer bajo- relieve, el primer triunfo y la primera ganancia. Una reluciente onza de oro puesta en manos del chico por la Reina Isabel á cambio ü n día que volvió del colede aquel su primer relieve, fué gio cargado con un montón de el comienzo de su fortuna, y premios, sus padres recompenhoy ésta es considerable, pues saron su aplicación llenándole gracias á un incesante trabajo los bolsillos con unos cuantos y á una prudente economía, reales para que se los gastara COPA riRCORATTS A EN LA ESCALERA DRL PALACIO Susillo ha llegado á ser MIen golosinas; pero Susillo, que IIK LA PUQUIÍSA r R MEDINACIÍT. I L L O N A R I O y escribo esta nunca ha sido goloso, en vez de irse á la confitería, encaminó sus pasos á la tienda del mágica palabra con letras muy grandes, porque es un veralfarero y allí gastó íntegro su capital en comprar barro dadero milagro que un artista, y sobre todo un escultor, logre por su solo esfuerzo alcanzar en este país la cifia y alambre. Cuando volvió á su casa púsose á trabajar con tal en- del millón, cuando aquí no hay más artistas- -j? asstó le tusiasmo, que á los pocos días estaba el nacimiento con- mot- -qne hagan fortuna que los toreros y pelotaris. i UNA BACANAL. -RAJO- RTÍLIF- Tí