Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SILUETAS ARTÍSTICAS ANTONIO SUSILLO Tienen razón sus paisanos al llamarle el Becquer de la escultura. Susillo hace sentidísimas rimas con el barro, y muestra de esas rimas inimitables son la multitud de bajo- relieves que lian salido de sus manos, entre los cuales vienen á mi memoria en este momento, no sólo por la incomparable delicadeza de su factura, sino por la extraordinaria fantasía de que en ellos ha hecho gala, lusas y lágrimas. Una bacanal. Aquelarre j El sueño de una novicia. Si en España son muj pocos los escultores que pueden competir con Susillo, ninguno puede rivalizar con él, ni aquí ni fuera de aquí, haciendo el bajo- relieve, que es la verdadera especialidad del eminente escultor sevillano. La nota personal de Susillo es la novedad de la idea y la delicadeza y el sentimiento con que esta se exterioriza. Mientras los demás andan a caza de algún pensamiento, aunque para ello tengan que meterse en vedado ajeno, SusiUo tiene en su taller tal multitud de bocetos- -que son otros tantos pensamientos apuntados en barro, -que ellos bastarían por sí solos para sacar de apuros á todos sus compañeros de oficio. Susillo, antes que estatuario, es un pensador profundo y original, y por esto es el más poeta de todos nuestros artistas y el más artista de todos nuestros escultores. La historia de Antonio Susillo es la eterna historia del genio tardíamente comprendido. Su padre no quiere que abandone los trabajos comerciales de la casa dedicada á la exportación en gran escala de la aceituna, mientras su maestro Vega Marrugal le enseña lo poco que sabe en las nociones elementales del dibujo, y le sostiene y alíenla cuando le ve desfallecer para que no se rinda en la lucha sostenida en el seno de la familia sobre los futuros y definitivos destinos del niño. E n estos momentos, cuando la lucha está más empeñada, llega á Sevilla un potentado extranjero, el príncipe Eomualdo Griedroye, grande aficionado al arte escultórico, que comprendiendo el valor de las yy -iv X i primeras producciones de Susillo, logra arrancarlo de los brazos de su padre para llevárselo á París, donde pueda aprender al lado de Bonaussieux lo que en Sevilla nadie le puede enseñar. Algo más de un año trabaja el novel artista eñ París; después marchase á pasar la obligada estancia. en Eoma, y por iiltimo regresa á la madre patria, triunfa en la Exposición y logra alcanzar el acatamiento de todos á su talento