Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
612- ¿Conque también aquí, pregunté el otro día en un pueblo, les han suprimido el juzgado? -S í señor. ¿Y era de entrada ó de ascenso? -P u e s mire usté, debía ser de las dos cosas: de entrada) porque estaba á la entrada del pueblo, y de ascenso porque había que subir unas escalerillas. Pasamos el invierno hablando del presupuesto de la paz y llegamos al otoño discutiendo el presupuesto de la revolución E n efecto, parece que si no tenemos Kepública para este Octubre será sólo por falta de u n a s cuantas pesetas con que pagar los primeros gritos subversivos. Varios jefes republicanos han conferenciado, según dicen, en P a r í s mas de la discusión no ha salido la luz que les hace falta. Espérase, sin embargo, que algún capitalista se apiade de los conspiradores y consienta en adelantar el dinero para comprar una república, aunque sea á plazos y de segunda mano. L a revolución no necesita más que eso: un socio capitalista. P r e g u n t a d l o á cualquier sans culotte de plazuela y os lo dirá: -L a República no viene porque Zorrilla no tiene sobre qué caerse muerto. Lo cual no es u n a razón, porque el muerto, en todo caso, no sería él, sino cualquier sargento de escalera abajo. Con la tranquilidad acostumbrada ha empezado en España la recaudación de contribuciones. Yo no sé si tuvo razón el que dijo que el África empezaba en los Pirineos, pero lo cierto es que todo el aparato de fuerza que tiene que mover el sultán para cobrar los tributos marroquíes se mueve aquí también cuando llega el caso, con la única diferencia de que los moros de rey se llaman guardias civiles, y los recaudadores llevan, en vez de turbante o fez, u n revólver de seis tiros para resguardar la cabeza. Resistencia al j) ago de la contribución. A esto ha venido á parar todo el movimiento fuerista, toda la algarada regional, las canciones patrióticas y las coplas de Calaínos. ¿Quién decía que Gralicia se hacia portuguesa, y francesa Cataluña, y carlista la región vascongada? Aquí nadie se hace más que el sueco. Al surgir el movimiento fuerista, muchos pueblos arrancáronla lápida de l a P l a za de la Constitución y pusieron otra con el nombre de Plaza de los Fueros A la llegada del recaudador, la segunda lápida ha sido sustituida por esta tercera: Plaza de A n d a n a Y cada día y en cada p- ieblo hay u n motín contra los consumos, y dos contra el arrendatario de las cédulas, y tres contra el recaudador de contribuciones. D e esta operación tendrá que encargarse el Nuncio á la mayor brevedad. P o r esto y por las j u n t a s creadas en varios pueblos contra los paganos, creo firmemente que la cuestión económica y social es simplemente u n a cuestión religiosa. Que es lo que á todas horas dice en sus encíclicas el Papa. LUIS ROYO V I L L A N O V A tDiBrjos DE CILLA)