Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DE VIAJE VI LOS QUE SE QUEDAN En realidad, los que se quedan no viajan. Son ostras adheridas al criadero; son los verdaderos dioses de las viviendas modernas, que antes preferirían morir de Upocondria canicular que abandonar el rinconcito alquilado de una casa de cinco pisos. No deja de ser de mal efecto quedarse, lo reconozco, especialmente cuando el espíritu de locomoción arrastra por montes y valles á los que brillan más en teatros, salones, paseos, academias y cámaras. Pero, en cambio, aquí- -dicen los que se quedan- -todo el horizonte es nuestro; podemos ocupar toda layawZo y asomarnos al cráter de Madrid para aspirar sus abrasadores efluvios. De estas emociones no disfrutan los que comen en Ontaneda el garbanzo de Segovia, los que beben la tradición popular de pesas y medidas en sagardúa espumosa y el agua mineral en cortadillos de vidrio, los que trinchan en francés un roti de pollos éticos, ni los que sorben sin escrúpulos el delicado puré en la gran mesa internacional, con moscas del tiempo de Napoleón el Grande. En Madrid no se corren esos peligros. E s verdad que en los comedores de las fondas arden los platos, pero para eso hay jardines rapi) y merenderos honestos, como el del Parque de Madrid. Verdad es también que el sol se desnuda sobre la corte y parece un cauterio los días en que el aire, impregnado de gases, viene del lado de los Carabancheles, pero en cambio hay mangas de riego con agua clara, cuando no está turbia, y una kabila de mangueros expatriados de Oran que le plantan el chorro en la pechera al mismísimo señor Alcalde, cuanto más á los transeúntes de á pie y en coche. Es un hecho el éter apaga las 4, T estrellas, Madrid tiene los los grandes ho) dición. Pero lie con sus luces con las tertulia ras, con el polv levantado la re que viajan en uno lanzaise despechugado con el hongo en el cogote y tres decímetros de lengua sobre la barba, en demanda del aquilón, que se hace el sordo, porque se ha metido en las cuevas del Guadarrama á fabricar pulmonías de todos calibres para la próxima temporada de invier-